jj

SUMARIO AÑO XI NÚMERO 452 del 20 al 26 de febrero de 2012

 

1

La ceniza cuaresmal como noticia en The Guardian, The Washington Post, WST y the New York Times

comentario de diego contreras / www.laiglesiaenlaprensa.com. /martes 23 de febrero de 2012

2

Los banqueros no pueden seguir con jubilaciones de escándalo

entrevista a xavier novell, obispo de solsona / www.elpais.com / domingo 19 de febrero de 2012

3

Gran Bretaña dice a no a la secularización como dogma de fe

reportaje de fernando rodríguez borlado / www.aceprensa.com / martes 21 de febrero de 2012

4

De un buen profesor no te olvidas jamás”

entrevista de inma sanchis / www.lavanguardia.es / Sábado 23 de noviembre de 2011

5

Ética política y dimisiones

artículo de alejandro navas, profesor de sociología de la universidad de navarra / www.scriptor.og / martes 21 de febrero de 2012

 

PARA SUSCRIBIRSE A ESTE SERVICIO BASTA CON ESCRIBIR A imartinez@compositor.org, PERIODISTA /  SIENA NO SE IDENTIFICA NECESARIAMENTE CON LAS IDEAS PUBLICADAS EN ESTE BOLETÍN, QUE SON RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES / UN CORDIAL SALUDO DESDE LA REDACCIÓN.

 

SUMARIO

 

1

“La ceniza cuaresmal como noticia en The Guardian Washington Post, WSJ y New York Times”

comentario de diego contreras / www.laiglesiaenlaprensa.com. /martes 23 de febrero de 2012

 

Para la prensa, los ritos del calendario litúrgico tienen la ventaja no solo de la belleza estética, sino también de que son previsibles. Se sabe cuando sucederán y se pueden prever: se envía al fotógrafo con antelación, se prepara con calma la entrevista… Pero eso también puede ser un inconveniente, pues el elemento de novedad está ausente: si ya se sabe que todos los años se repite el ciclo, ¿dónde está la noticia? La verdad es que, si se sabe hacer, siempre hay noticia.

 

Ayer, varios diarios de gran difusión se hicieron eco del rito del miércoles de ceniza. The Washington Post subrayó su aspecto visual, la marca de ceniza en la frente, en una simpática galería fotográfica de la que procede la foto que ilustra esta entrada. Lo mismo hicieron otros dos diarios norteamericanos, The Wall Street Journal y The New York Times, destacando  en sendas “fotos del día” el rostro de un fiel con la vistosa mancha de ceniza.

 

Más interesante todavía me ha parecido el británico The Guardian, que dedicó un profundo editorial al sentido de la muerte que recuerda el miércoles de ceniza. Para el diario, la Iglesia católica y cierto cine de arte y ensayo son los únicos que hablan hoy de la muerte sin eufemismos, a pesar de que todos constatamos que la “vida es una enfermedad con el 100% de mortalidad”. El artículo afirma que “no podemos resolver el sentido de la vida sin preguntarnos sobre la muerte”, y recuerda los tiempos en los que se quería morir rodeado de la familia, sabiendo que ese era el momento de rectificar lo que se había hecho mal, de pedir perdón… En definitiva, una perlita en un diario en el que tal vez no te la esperas.

 

Enlace de la noticia: http://www.laiglesiaenlaprensa.com/2012/02/la-ceniza-cuaresmal-como-noticia-en-the-guardian-washington-post-wsj-y-nyt.html

 

SUMARIO

 

“Los banqueros no pueden seguir

con jubilaciones de escándalo”

entrevista a xavier novell, obispo de solsona / www.elpais.com / domingo 19 de febrero de 2012

 

Xavier Novell, el obispo de la diócesis de Solsona (Lleida), el más joven de España (42 años), no calla sobre la crisis. Predica con el ejemplo, con la congelación del salario de los párrocos (900 euros mensuales) y con la reducción en un 25% de sus ingresos (de 1.200 a 900 euros al mes). El obispo es responsable de un documento en el que reparte responsabilidades sobre el origen de la crisis y pide compromiso a los empresarios para crear empleo y a los trabajadores para asumir, sin rechistar, los recortes. Novell ocupa una diócesis simbólica, la misma en la que cardenal Tarancón fue nombrado obispo con 38 años.

 

La voz de la Iglesia no se ha escuchado sobre las causas de la crisis. Usted sí lo hace. ¿Qué le lleva a pronunciarse sobre temas incómodos?

Ayudar a los fieles de la diócesis a comprender un poco dónde está el origen de la situación permitirá mentalizarnos de la situación que padecemos y ayudará a otra cosa muy importante, a cambiar los valores de estos últimos años para recuperar un valor muy nuestro: ‘No gasto lo que no tengo’. Debemos cambiar de comportamientos. He hecho un análisis modesto, porque no soy especialista, pero el texto introduce elementos para pensar que es necesario cambiar también el comportamiento de los gestores públicos y los empresarios.

 

Atribuye al capitalismo liberal de EE UU la generación de muchos pobres. No se escuchan a menudo estas críticas desde las jerarquías eclesiásticas.

Sí. Encíclicas y discursos del actual pontífice hablan de que se trata de un modelo agotado. El comunismo no es el modelo a seguir porque ha sido un fiasco estrepitoso. No lo es este liberalismo descontrolado pero tampoco este bienestar europeo que estaba sobredimensionado a partir de una tentación permanente: si me dejan dinero y esto me permite a mí, político o gestor, hacer cosas que la gente aplaudirá, ya tenemos el modelo.

La Iglesia cree que hay otro modelo. La crisis prueba que hay que cambiar actitudes de los empresarios

 

¿Cuál?

El cambio del egoísmo que hay en el corazón del hombre. ¿Y esto que quiere decir? Que yo estoy dispuesto a dar lo mejor de mí mismo por una recompensa económica que puede ser inferior a la que el mercado está dispuesto a darme. Pero yo no trabajo por dinero, sino para satisfacer mi bienestar interior. Esto es un cañonazo a la línea de flotación del capitalismo liberal. Pero también para el comunismo, porque cobrar todos igual es favorecer que la gente se acomode y se desinterese.

 

Pide a los empresarios que creen empleo.

Les pido que inviertan, que arriesguen, que no deslocalicen, que no digan: ‘Yo vivo bien y el resto que se hunda’. Les digo que confíen en que las condiciones les mejorarán.

 

A los trabajadores les dice que no es tiempo para la lucha social.

Sí. Es duro. A pesar de ser cierto que los trabajadores no son responsables de la crisis, ahora estamos todos en el mismo barco. Podemos acabar como Grecia o podemos intentar salvarnos. Pero cuidado, pongo una condición clarísima: si los que están al frente no dan ejemplo, si los responsables de los bancos continúan con jubilaciones de escándalo, si los sueldos de los directivos son espectaculares, si los políticos siguen cobrando lo que cobran vamos mal. Estos deben dar ejemplo.

 

¿Los políticos nos han engañado?

Creo que no es exactamente esto. Es la sociedad de consumo que ha causado el fraude. Ahora bien, los mandatarios de los últimos 20 años deberían reflexionar. Es muy bonito hacer grandes infraestructuras aunque no tengamos el dinero, hacer prisiones, como en Cataluña, con leasing, porque el Gobierno no las puede pagar… aquí todos se han bebido el juicio. He leído que el Ministerio de Defensa había gastado 30.000 millones en armamento. ¿Le parece normal? Tenemos que pensar bien lo que gastamos.

 

¿Y ve en los jubilados un ejemplo?

Entre los jubilados no encontraríamos muchos que se hayan hipotecado o que hayan viajado con crédito… Gastaban según tenían, y por esto los pongo de ejemplo. Los jóvenes podrán acusar a nuestra generación de que les hemos hipotecado el futuro.

 

¿Con sus comentarios sobre los trabajadores, por ejemplo, no cree que da alas a la idea de que usted es un obispo conservador?

“Inclasificable”, me han dicho. Con el documento creo que no se me acusará de conservador, porque dirán que estoy a lado de los pobres, de los necesitados.

 

¿Por eso ha lanzado la campaña Todos contra la crisis?

Me daba la impresión de que ante una crisis de esta magnitud debíamos analizar todos juntos qué hacer. Reuní a la gente de Cáritas, a sus responsables, a las asistentes sociales y les planteé la necesidad de hacer una campaña de envergadura. Les planteé destinar para ello una parte del presupuesto de la diócesis [300.000 euros, el 10% del presupuesto de 2012].

 

¿Hasta dónde quieren llegar?

Hasta donde podamos. Queremos hacer una campaña de ensueño, una movida de caridad que anime a mucha gente a hacer una cosa sencilla. No pedimos grandes aportaciones, pero es que si somos 20.000, entonces sí que podemos pensar en una gran campaña.

 

En el aborto en cambio es partidario de ser más restrictivo que el PP.

Creo que se debería ser completamente restrictivo. Eliminar la vida humana antes de nacer no se debería permitir, se debería penalizar y perseguir. Es un crimen. Yo no estoy de acuerdo en una ley que despenalice el aborto. Admito que la modificación de la ley mejora el texto anterior, pero no estoy de acuerdo. Hay mucho embarazo no deseado. Tenemos un problema afectivo-sexual. Esta especie de idolatría del placer está provocando muchos problemas: psicológicos, afectivos. Tenemos una cantidad de abortos que da vergüenza.

 

También se muestra inflexible con el papel que deben tener las mujeres en la Iglesia.

El sacerdocio no es un derecho, es una elección. La igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia no debe suponer que todos hagan las mismas funciones, sino que lo que iguala es que todos estamos bautizados, todos estamos llamados a la santidad…

 

¿Pero si hubiera un Jesús del siglo XXI posiblemente el papel de la mujer hoy sería distinto?

El papel que Jesús otorgó a la mujer era propio de un revolucionario. A las mujeres les encomendó cosas importantes, pero la de los sacramentos no. Algo quiso decir Jesús.

 

Enlace a la noticia: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/02/19/actualidad/1329606179_489986.html

 

SUMARIO

 

3

“Gran Bretaña dice no a la secularización como dogma de fe”

reportaje de fernando rodríguez borlado / www.aceprensa.com / martes 21 de febrero de 2012

 

La musulmana Sayeeda Warsi, co-presidenta del partido conservador, defiende la herencia cristiana de Europa. El debate sobre el secularismo atraviesa un momento interesante en Gran Bretaña. La visita de Benedicto XVI en 2010 sirvió, por un lado, para levantar el ánimo de los católicos, pero además reabrió la cuestión más general de la presencia de la fe en el espacio público.

 

Recientemente, dos sucesos han devuelto a las primeras páginas esta cuestión. Una delegación del gobierno inglés ha visitado el Vaticano para conmemorar el 30 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos Estados. La ocasión ha servido para profundizar en el entendimiento que ya demostraron el Papa y gran parte de los políticos ingleses en la visita de hace un año y medio.

 

El otro acontecimiento, que ha levantado una polvareda mediática considerable, ha sido la decisión de la High Court de prohibir las oraciones que se rezaban en el ayuntamiento de la ciudad de Bideford antes de comenzar las sesiones. La sentencia entiende que tales oraciones “imponen” una determinada visión religiosa a los asistentes. Pero en Inglaterra la tradición siempre cuenta mucho, sean cuales sean las propias convicciones.

 

Musulmana, defensora del cristianismo

Varias voces se han alzado desde entonces contra esta sentencia, tanto desde la política como desde los medios de comunicación. Quizás la más tajante de todas ha sido la de la co-presidenta del partido conservador, la musulmana Sayeeda Warsi, que ha sido también la encargada de encabezar la delegación que ha viajado al Vaticano. Ya en septiembre de 2010, durante la visita de Benedicto XVI a Inglaterra, Warsi llamó la atención de los medios por su discurso en favor de la presencia de la religión en el espacio y el debate públicos.

 

A raíz de la sentencia sobre los rezos en el ayuntamiento de Bideford y de su visita al Vaticano, Warsi ha vuelto a declarar su compromiso con la causa de la visibilidad de la religión. El 13 de febrero publicó un artículo en el diario The Telegraph, con un título elocuente: “Estamos junto al Papa en la lucha por la fe”. Warsi se congratula, en primer lugar, por el éxito de la visita del Papa al Reino Unido en 2010. Esta visita, argumenta Warsi, ha puesto de manifiesto que la religión puede ser un factor de unión y de concordia, y no un asunto escabroso con el que hay que lidiar por culpa de unos pocos fanáticos. Aunque Warsi no lo cita, lo mismo se podría decir de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid.

 

Según Warsi, “que la gente fortalezca su identidad religiosa y profundice en sus creencias” es algo positivo para la sociedad. La religión puede ser además un baluarte de compromiso social. En boca de una mujer musulmana, estas declaraciones adquieren especial relevancia. Aunque Warsi también ha defendido la capacidad del islam para convertirse en un factor positivo en la sociedad británica, su reivindicación de los valores y la tradición cristiana le han valido varios incidentes con musulmanes radicales.

 

En el artículo de The Telegraph, Warsi argumenta que lo que hoy llamamos civilización occidental se ha forjado durante siglos de discusión, apología y crítica del Cristianismo, y que pretender ahora borrar esta herencia sería contraproducente para la propia civilización occidental. El ideal del multiculturalismo, comenta en el mismo artículo, ha ido degenerando en una uniformización cultural, que desconfía de los factores identitarios que no consigue fagocitar. De ahí el miedo a las religiones.

 

Sin embargo, algo parece estar cambiando, al menos en Inglaterra. Tanto el partido conservador como el laborista se han mostrado contrarios a la sentencia sobre el ayuntamiento de Bideford. En el caso del partido laborista, teóricamente menos comprometido con la religión, quien se ha pronunciado ha sido Chris Bryant, homosexual declarado y uno de los hombres fuertes del partido. Declaró que tenía intención de presentar una propuesta para que los consejos pudieran decidir por ellos mismos si quieren rezar al comienzo de sus sesiones: “Si yo fuera consejero probablemente votaría en contra, pero se debe permitir que ellos tomen la decisión”.

 

La arrogancia del ateísmo oficial

Richard Dawkings se ha ganado el apodo de “el rottweiler de Darwin” dentro del mundo científico por su defensa del evolucionismo más radical que él enfrenta a la fe. Es conocido en Inglaterra como el gran intelectual ateo, y siempre se ha caracterizado por un discurso beligerante hacia todas las religiones. Es, además, miembro honorario de la National Secular Society, la organización que presentó la querella contra el Consejo de Bideford.

 

Hace unas semanas debatieron en la radio Dawkings y el Reverendo Giles Fraser, ex párroco de la catedral de St. Paul en Londres, famosa últimamente por el campamento de “indignados” ingleses que se hizo fuerte a sus puertas. Dawkings explicó en el programa las conclusiones de un estudio realizado por su fundación, según el cual muchas personas que se declaran cristianas no lo son en realidad, porque opinan distinto que la jerarquía de sus respectivas iglesias en cuestiones como el aborto o el matrimonio homosexual.

 

Además, señaló, muchos cristianos ni siquiera saben el título del primer libro de la Biblia. La discusión llegó a un punto divertido cuando Fraser preguntó a Dawkings por el título completo del libro fundamental de Darwin y Dawkings no logró acertar.

 

Más allá de lo anecdótico, Stephen Pollard, editor del Jewish Chronicle, comenta en un artículo en The Telegraph la ironía de que el gran pope del ateísmo se arrogue la autoridad para decidir quién puede considerarse cristiano. No obstante, esta postura arrogante –sigue Pollard– es sintomática del discurso de la vanguardia atea en Inglaterra.

 

Pollard también se pregunta en su artículo por la contribución pública del ateísmo, comparada con la que hacen las religiones. El discurso del ateísmo oficial, piensa Pollard, está marcado por la negatividad: “El secularismo militante solo conoce un modus operandi: atacar. […] Esperamos en vano que alguna celebritiy atea reconozca que todos podemos aprender de algunos líderes religiosos, incluso si no compartimos su fe”.

 

Los musulmanes tampoco quieren esconderse

Spitalfields es uno de los barrios más antiguos de Londres, y cuenta con uno de los mercados más tradicionales. Alberga una población inmigrante muy numerosa, especialmente de origen árabe o asiática, y de religión mayoritariamente musulmana. Se ha convertido en algo corriente ver cómo muchos de estos musulmanes interrumpen sus trabajos a mediodía del viernes para el rezo del salaat al-jumma, la oración más importante de la semana. Ya sea porque la mezquita más cercana no tienen capacidad para todos, ya sea por simple deseo de rezar en la calle, el caso es que muchos acaban rezando en un callejón (Brune Street) anejo a la diminuta mezquita.

 

Algunos vecinos piensan que se trata de una demostración de fuerza o una provocación. The Telegraph dedica unreportaje al conflicto de Spitalfields, con la noticia del ayuntamiento de Bideford como telón de fondo.

 

El reportaje recoge algunas declaraciones de musulmanes congregados en Brune Street. Piden libertad para poder manifestar su fe en público y reclaman poder influir en la sociedad británica al mismo nivel que el cristianismo. De hecho, pese a algunos casos de hostilidad hacia el cristianismo, la comunidad musulmana inglesa ha visto en la sentencia de Bideford la oportunidad para reivindicar una causa común con los cristianos: la presencia pública de la religión. Mohamed Shafiq, de la fundación benéfica Ramadhan, comenta en The Telegraph que la sentencia de Bideford supone un ataque a todas las religiones.

 

Algunos analistas piensan que la comunidad musulmana inglesa está preparada para influir en la sociedad, codo con codo junto a la anglicana y la católica: “en las últimas décadas se han desarrollado un buen número de organizaciones civiles musulmanas, diversas, políticamente instruidas y maduras”, comenta una profesora de la Bristol University a The Telegraph.

 

Aliados frente al secularismo agresivo

En este contexto, las iglesias cristianas, y sobre todo la anglicana, pueden abrir espacios de diálogo entre las distintas confesiones y el Estado. Para el Arzobispo de York, John Sentamu, la cooperación entre confesiones es imprescindible: “si la Iglesia va a enfrentarse al mundo tal como es en realidad, y no como era antes, entonces ayudar a los jóvenes cristianos a hacerse amigos de los musulmanes es algo que hay que tomarse en serio”. Un modelo de multiculturalismo que no implica desprenderse de la identidad religiosa.

 

Un ejemplo claro de este modelo de multiculturalismo es la propia Warsi. Asistió a un colegio anglicano de niña, y allí, como ella mismo ha declarado, no se sintió agredida en sus creencias religiosas, sino que su fe “salió fortalecida”. De hecho, también lleva a su hija a un colegio anglicano. En el discurso que dirigió al Papa en la reciente visita al Vaticano, Warsi señaló que el hecho de haber crecido en un país como Inglaterra, de tradición cristiana “me ha definido, modelado y me ha dado más confianza en mi propia religión”. De igual modo, seguía, “Europa debe sentir más confianza en su cristianismo”.

 

Una frase de su discurso retrata la diferencia entre el positivo acercamiento a lo distinto de Warsi y el negativo del ateísmo oficial de Dawkings: “Precisamente porque los ámbitos en los que estamos de acuerdo son tan amplios –señalaba Warsi al Papa–, podemos reconocer con confianza los ámbitos en que pensamos diferente”.

 

Enlace a la noticia: http://www.aceprensa.com/articles/gran-bretana-dice-no-la-secularizacion-como-dogma-de-fe/

 

SUMARIO

 

4

“De un buen profesor no te olvida jamás”

entrevista de inma sanchis / www.lavanguardia.es / Sábado 23 de noviembre de 2011

 

Inger Enkvist, hispanista, ensayista y pedagoga. Tengo 64 años. Nací y vivo en Suecia, en la ciudad universitaria de Lund, donde soy catedrática de español. Soy asesora del Ministerio de Educación sueco. Estoy casada, tengo dos hijos y cinco nietos. La educación debería estar por encima de la política de partido. Soy cristiana.

 

Fue profesora de ESO y de bachillerato, ha enseñado inglés, francés y español y llegó a la conclusión de que lo que proponían la mayoría de gobiernos en educación no cuadraba con lo que funcionaba en el aula, así que se especializó en pedagogía. Es asesora de educación del Gobierno sueco. Sus estudios se basan en el análisis de políticas educativas mundiales y la comparación entre ellas. Critica "la nueva pedagogía" y aboga por el esfuerzo del alumno y porque el aprendizaje de contenidos, en especial la lengua, ocupen un papel central. Ha venido a Barcelona invitada por Fundació Educativa La Trama y ha presentado La buena y la mala educación, ejemplos internacionales (editorial Encuentro).

 

¿Cuál es el problema?

Occidente ha creído que la educación era un bien ya conquistado y han dejado de exigir esfuerzo a los alumnos. Se da por supuesto que todos se esfuerzan y no se piden resultados. Así hemos llegado a la escuela comprensiva y a la intocable autonomía del alumno.

 

Angelismo escolar.

Sí, buenismo escolar donde la palabra clave es inclusión, pero no por el conocimiento y el esfuerzo sino porque sí. Si entre un grupo de chicos de 15 años hay muchos con un conocimiento equivalente al de los niños de 9, no hay método que pueda ponerlos al día y se rompe la famosa convivencia.

 

¿Entonces?

Para que haya inclusión todo el mundo tiene que aceptar hacer su trabajo. Si anteponemos la convivencia al aprendizaje se hunde todo. Poniendo el acento en el aprendizaje mejora la convivencia, está comprobado.

 

¿Algún ejemplo que seguir?

Los que logran mejores resultados son los finlandeses con un estilo de escuela tradicional, la que había aquí hace medio siglo.

 

¿Cómo lo hacen los finlandeses?

Preparando muy bien a los niños en primaria, estableciendo buenas costumbres de trabajo, con apoyo inmediato al alumno que lo necesita para que no acumule retraso. Es imprescindible asegurarse de que entran en el bachillerato con unas bases bien asentadas, porque a partir de ahí, si los alumnos se perciben como malos alumnos, la repetición no suele dar buen resultado.

 

¿Qué hacer con los niños que van atrasados en primaria?

Dejarles claro que no pasaran de curso si no se saben las materias y volver a los controles. Refuerzo real en la escuela, y organizar una escuela de verano obligatoria para los que van atrasados. Parece duro, pero lo peor es sentirse excluido intelectualmente, no entender lo que dicen los otros.

 

¿No nos iremos al otro extremo?

Si no llegan al segundo ciclo sabiendo leer de manera fluida y no tienen un conocimiento del mundo, están completamente perdidos en el entorno educativo, en su mundo privado, y lo estarán en el laboral.

 

¿No exagera?

Se sorprendería, para muchos adolescentes un documental sobre la Guerra Mundial es una película de tiros. Su mundo es muy reducido: programación infantil, entretenimiento, películas de acción y videojuegos; el resultado es que son completamente ignorantes de todo lo que está fuera de su barrio.

 

¿Sin lectura no hay comprensión?
Hay pedagogos que han trabajado con los alumnos utilizando el telediario y no les ha funcionado: no entienden las palabras abstractas, ni los adverbios ni las conjunciones. Si no conocen la geografía no saben dónde ubicar la noticia, y desconocen a los protagonistas políticos.

 

Entiendo.

Les habría ido mejor si en primaria les hubieran dicho: "No puedes pasar de curso si no sabes esto", porque es más fácil que lo acepte un niño de 6 años que uno de 16.

 

Lengua y matemáticas.

Sin un lenguaje bien estructurado no puedes avanzar. Las palabras son tu instrumento de trabajo, si no lees no consigues dominarlo y entiendes menos de lo que ves y de lo que oyes. El gusto por la lectura es uno de los índices más claros de éxito académico, muy por encima del nivel sociocultural.

 

Están ocho horas en el colegio, ¿no es suficiente tiempo de estudio?

Los finlandeses están 5 horas en el colegio y no tienen demasiados deberes, en casa se dedican a leer. Se trata de calidad en la enseñanza y del aprendizaje dentro del aula.

 

¿Qué opina de la inmersión lingüística?

Que la educación no debería de ser una cuestión política. Catalunya debería permitir a la familia elegir entre el castellano y el catalán como lengua vehicular si lo que queremos priorizar es el dominio del lenguaje.

 

Cuénteme.

Lo más importante es que los niños tengan vocabulario y conocimientos, y para eso escuela y padres deben estar de acuerdo y fortalecer la lengua materna, así es más fácil aprender el otro idioma, pero como materia. En mi país se dan tres clases por semana en sueco y todo el mundo habla sueco. La lengua es un instrumento, no una meta.

 

Entiendo.

Entre mi universidad y la catalana había un acuerdo de intercambio de estudiantes, pero no quieren venir por la cuestión del idioma, ellos han estudiado español y quieren perfeccionarlo. Si una sociedad se cierra está quitándoles oportunidades a sus jóvenes.

 

Los presupuestos destinados a la educación adelgazan.

En Occidente se invierte mucho más dinero en educación que en los países asiáticos y ellos obtienen mejores resultados. Se trata del tipo de educación en el que se invierte. Hay que atraer a buenos profesores, pagarles bien, y recuperar su autoridad.

 

¿De dónde los sacamos?

En Singapur o en Finlandia a los profesores de preescolar se les exige una nota de corte muy alta, y todos tienen un máster. Los padres saben que están muy preparados y los alumnos saben que ser profesor es muy difícil y que los suyos están entre los mejores del mundo. Hay que entrar en ese círculo beneficioso como sea. En la docencia lo más importante es la persona. De un buen profesor no te olvidas jamás.

 

 

 

 

SUMARIO

 

5

“Ética política y dimisiones”

artículo de alejandro navas, profesor de sociología de la universidad de navarra / www.scriptor.og / martes 21 de febrero de 2012

 

Se veía venir desde hace semanas: finalmente, el presidente de Alemania, Christian Wulff, ha dimitido. La justicia determinará si delinquió; en cualquier caso, se trata de un asunto de menor cuantía. Como tantas otras veces -en los países donde los políticos dimiten-, la perdición de Wulff no ha estado tanto en el incidente en sí mismo (un préstamo no declarado en su momento y unas vacaciones en la residencia de un amigo millonario) como en la ocultación de la verdad.

 

Clinton estuvo a punto de perder la presidencia estadounidense, no por haber vivido un affaire amoroso con la becaria, sino por haber mentido. Se acepta la debilidad humana, pero una vez que el culpable ha sido pillado con las manos en la masa, tiene que reconocerlo y actuar en consecuencia: dimisión, comparecencia ante el juez, restitución de lo robado, devolución del título de doctor…

 

La del presidente alemán se alinea con otras dimisiones sonadas de estas últimas semanas: el presidente del Banco Central suizo tuvo que renunciar porque su esposa se había beneficiado de información privilegiada en la compra de divisas; el ministro británico de Energía se ha ido por haber endosado a su mujer una multa de tráfico… en 2003.

 

Si comparamos esos episodios con la política española, llama la atención lo fino que se hila en esas democracias europeas. Lo que entre nosotros apenas merecería una alusión de pasada en cualquier debate o crónica, allí provoca un auténtico escándalo, capaz de arruinar las carreras políticas más asentadas o prometedoras.

 

Estos días asistimos al enésimo acto de dramas -o tragicomedias: uno se siente perplejo a la hora de denominarlos- como Gürtel, los ERE andaluces o las remuneraciones de los políticos en los consejos de las cajas de ahorros (Caja Navarra incluida). Aquí pueden ocurrir cosas gravísimas, por su naturaleza o por la cantidad de dinero en juego -mil millones, en el caso de los ERE- y no pasa nada.

 

Los partidos y gobiernos sostienen a su gente más allá de toda lógica, y a los implicados ni se les pasa por la cabeza la posibilidad de dimitir. Y si alguno sucumbiera a esa tentación, puede contar con que el partido no le dejará en la estacada: al cabo de no mucho tiempo se verá convenientemente retribuido con algún nuevo cargo.

 

[…] ¿Qué se puede hacer con nuestra recalcitrante clase política, siempre dispuesta a volver a las andadas? ¿Cómo lograr entre nosotros una cultura cívica similar a la de alemanes, suizos o ingleses? Lo primero sería no caer en el simplismo: es verdad que algunos políticos no están a la altura, pero otros muchos son honestos y trabajadores.

 

Hay que apoyar y premiar a los buenos, aunque no sea más que con palabras de ánimo a través de las redes sociales y con el voto en las elecciones: que sientan que no son gente rara, que la ciudadanía está con ellos.

 

Y no hay que cansarse de denunciar a los malos. Los expertos en comunicación saben que para lograr que un mensaje llegue a calar en el público, hay que repetirlo sin cansancio, con ocasión y sin ella. Lo mismo vale para la denuncia: la reiteración de las conductas indeseables no puede llevar a un embotamiento de la conciencia ciudadana. Con demasiada frecuencia, la gente de a pie nos hacemos cómplices de la corrupción cuando la consideramos inevitable y respondemos con un simple encogimiento de hombros.

 

Otro elemento destacable de la crisis alemana: Angela Merkel ha anunciado que negociará con los partidos de oposición un candidato de consenso para ocupar la presidencia. Nuestra crisis no es comparable a la alemana, estamos mucho peor que ellos. ¿Para cuándo el consenso entre nuestros partidos en tantas cuestiones fundamentales? Los asuntos en juego lo requieren, y la ciudadanía lo espera con impaciencia. 

 

Enlace a la noticia: www.scriptor.org

 

SUMARIO